VERSION COMPLETA: Link
Subject: Chat mediocre.
Content: "La palabra  mediocre  viene del latín mediocris (medio, común, mediano, ordinario) que se considera por muchos un compuesto de medius (medio, intermedio, de en medio, central) y ocris, una palabra arcaica que significa montaña o peñasco escarpado." Ayer comentaba en sala que el chat se ha vuelto mediocre; dicho esto no en cuanto a la significación peyorativa del término sino en cuanto a la uniformidad de comportamiento que en base a la interpretación de la moderación a las reglas se ha instaurado recientemente. Me parece que esta situación ha tornado el chat aburrido. Lo anterior dicho desde el respeto y aclarando que es mi muy personal opinión, la cual no tiene que ser compartida por otros ni pretende incidir o afectar el derecho de la administración del chat para orientarlo por el rumbo que ellos consideren pertinente. Se están eliminando los picos de comportamiento, las formas de proceder diferentes, extravagantes, anormales (aquí tampoco hay ánimo de ofensa, la genialidad –por ejemplo- es una inteligencia anormal en cuanto a que se aparta de la norma y a nadie se ofende cuando se le llama genio), y esto, desde mi punto de vista está ocasionando que el chat pierda en diversidad, espontaneidad y gracia, porque o entras al aro y te aclimatas o te aclichingas y no puedes participar más. “Es que son ofensivos” me han dicho algunos. A estos les recuerdo que “ofender”es un verbo transitivo y para que la ofensa ocurra se requiere de la participación del ofendido, ya que ofender es herir el amor propio de alguien con palabras, ¡vamos! Que no es como si yo te acuchillo y no requiero de tu anuencia para que mi puñal penetre tu carne, pero sí requiero que tengas una baja autoestima y que mi opinión sobre tu persona sea más relevante que tu propia opinión sobre ti mismo para que mis palabras penetren y hagan sangrar tu amor propio. Para dejar de aburrir al respetable con mi perorata, unos apuntes finales. Es discriminatorio banear a los usuarios que se apartan de la normalidad, también lo es saludar y charlar solo con los amigos e ignorar a quienes no lo son, y es discriminatorio proteger excesivamente a alguien porque desde nuestra perspectiva lo consideramos “débil” cuando en realidad esa persona podría darnos lecciones de la fuerza y temperamento adquiridos por las adversidades que le ha tocado enfrentar; y casi estoy seguro que esa persona es consciente de su fortaleza y de su capacidad de defenderse si tuviera que hacerlo y que lo que menos requiere es una discriminación positiva que pretenda protegerlo. En este medio todos tenemos las mismas capacidades: la de ignorar, conciliar o defendernos en base a la poca o mucha habilidad mental y de palabra que poseemos; contamos también con las mismas armas: un nick, la palabra y un botón de “ignore”. No hay razón para una discriminación, aunque se pretenda que esta sea positiva y que en realidad termine no siéndolo; en consecuencia, cuando adoptamos una postura contra la discriminación terminamos convertidos en una especie de pez que se muerde la cola: el uróboros  de la iconografía alquímica.